Cirugías para el tratamiento de la disfunción eréctil. Implantación de prótesis peneanas
 

Se debe estudiar cada caso antes de proponer una cirugía de prótesis de pene y comprobar que las demás soluciones no-quirúrgicas no son eficaces. Dicho esto, en más de un de 10% de los casos de disfunción eréctil la prótesis es el único medio capaz de solucionar el problema pues en muchas ocasiones los tratamientos farmacológicos dejan de ser útiles o están contraindicados.

Por ejemplo, en casos de operaciones de próstata es frecuente que aparezca una disfunción eréctil que no responde al tratamiento con fármacos. Es muy habitual que estos pacientes, tras haber superado la enfermedad inicial que provocó la extirpación de la próstata, recurran a la cirugía de prótesis de pene para recuperar su erección.

Tratamiento

Dependerá en primer lugar de la etiología y del grado de severidad de la disfunción, siendo preciso considerar otros factores, como la eficacia y los efectos adversos del mismo, la aceptación por el paciente y su pareja, los efectos psicológicos, su posible reversibilidad y el coste económico. Diferentes autores y foros de consenso3,4 recomiendan una instauración escalonada de las diversas modalidades de tratamiento existentes, pudiendo establecerse tres etapas:

  • Primera etapa

Incluiría el adecuado control de las posibles enfermedades concomitantes, la revisión de los tratamientos farmacológicos a que está sometido el paciente, pues en muchas ocasiones agravan la propia DE, y la modificación de los hábitos nocivos, como el alcohol o el tabaco, promoviendo además, un estilo de vida saludable. Dentro de esta primera etapa se encuentra también el apoyo o consejo sexual, con el fin de transmitir al paciente y su pareja una serie de pautas de conducta básicas que permitan mejorar la calidad de sus relaciones sexuales.

Por último, y dentro de este primer eslabón, es preciso considerar a los agentes farmacológicos orales, y más concretamente a los inhibidores de la 5-fosfodiesterasa sildenafilo, tadalafilo y vardenafilo. Éstos, desde su introducción, han revolucionado las opciones de tratamiento de la DE, ya que además de ser eficaces son, en general, muy bien tolerados. Otros agentes farmacológicos orales, aunque menos utilizados y eficaces, son la apomorfina sublingual, la yohimbina, la fentolamina y la trazodona.

  • Segunda etapa

En este apartado se incluye la terapia intracavernosa con sustancias vasoactivas, como la prostaglandina E1 o alprostadilo, siendo candidatos aquellos pacientes en los que han fallado o no se pueden utilizar los fármacos orales. Si el alprostadilo en monoterapia no produce el efecto deseado, puede asociarse a otros fármacos como la papaverina o la fentolamina. Otras formas de administración del alprostadilo es a través de la uretra, absorbiéndose y pasando a los cuerpos cavernosos, o en forma de gel tópico de aplicación en el glande, no estando tampoco comercializadas.

Por último, y dentro de esta segunda etapa, pueden utilizarse también los dispositivos de vacío consistentes en un cilindro plástico que, colocado en el pene y mediante un mecanismo de succión, produce una entrada de sangre, con la consiguiente erección del mismo. Es un método económico con especial indicación en la población anciana, aunque son poco utilizados en nuestro medio a pesar de que los índices de satisfacción son elevados y las complicaciones mínimas.

  • Tercera etapa

Está constituida por las prótesis de pene, clasificándose éstas en dos grupos, semirrígidas e hinchables. Las prótesis semirrígidas se clasifican a su vez en maleables y mecánicas, teniendo el inconveniente de que el pene está siempre en erección, si bien es posible orientarlo en tres posiciones diferentes: recta/elevada para las relaciones sexuales, hacia abajo, para la micción, y posición normal o doblada, a fin de disimularlo con la ropa. 

¿Qué tipos de prótesis de pene existen?

Existen cuatro tipos básicos de prótesis:

  •  Prótesis maleable: Este tipo de prótesis de pene consiste en dos cilindros que se implantan en los cuerpos cavernosos del pene. Estos cilindros pueden colocarse en posición para el coito (pene perpendicular al cuerpo) o bien hacia abajo el resto del tiempo (pene mirando hacia los pies). Ventajas:  Fácil de usar (esta sería la mejor opción para hombres con poca habilidad manual),  procedimiento quirúrgico sencillo, ya que tiene menos componentes mecánicos.Desventajas: El pene está permanentemente rígido, aunque no suele notarse al estar vestido, el pene no tiene una apariencia tan natural como con otros tipos de prótesis hidráulicas

  •  Prótesis hidráulica de un cuerpo (en desuso): Se implantan dos cilindros en los cuerpos cavernosos del pene. Los cilindros de esta prótesis de pene contienen una solución salina estéril que se desplaza en su interior para dar rigidez o flacidez al pene, permitiéndole al portador controlar la erección. Ventajas: Procedimiento quirúrgico sencillo, la erección es más natural que con la prótesis maleable,Apariencia más normal en el estado flácido que la prótesis maleable.Desventajas: La erección puede no ser tan rígida como con una prótesis de pene hidráulica de tres componentes por no disponer de líquido adicional, existe la posibilidad de fallos mecánicos (alrededor del 5%), como fugas del líquido o roturas, más frecuentes que en las prótesis hidráulicas de tres componentes, es necesaria cierta habilidad manual para activarla, existe la posibilidad de que ocurran erecciones involuntarias.

  • Prótesis hidráulica de dos componentes (en desuso): Esta prótesis de pene consta de dos componentes: un par de cilindros conectados entre sí por medio de tubos y una bomba. La bomba se implanta en el escroto, entre los testículos, y los cilindros se implantan en los cuerpos cavernosos. El dispositivo está lleno de solución salina estéril.Ventajas: Bomba pequeña, cómoda y fácil de usar,más fisiológica que una prótesis maleable o hidráulica de un cuerpo.Desventajas: Se necesita una cierta habilidad manual para manejarla, aunque su activación/desactivación es más fácil que la prótesis de un sólo cuerpo,tiene más componentes mecánicos que una prótesis maleable,el paso al estado flácido se realiza fácil y rápidamente, en 4 o 5 movimientos de presión sobre el sistema de bombeo.

  • Prótesis hidráulica de tres componentes: Esta prótesis consta de tres componentes: un reservorio, dos cilindros y una bomba o válvula de activivación, conectados entre sí por medio de tubos. El depósito se implanta bajo los músculos abdominales y detrás del pubis, y está lleno de solución salina estéril. Los cilindros se implantan en los cuerpos cavernosos del pene y la válvula se coloca en el escroto, entre los testículos. Ventajas: Esta prótesis de pene proporciona el tipo de erección que más se asemeja a una erección natural,al disponer de más líquido en el reservorio, los cilindros se expanden en grosor.Desventajas:  Es necesario poseer cierta habilidad manual para manipularla,contiene más componentes mecánicos que las otras prótesis, existe la posibilidad de que ocurran erecciones involuntarias.

En las prótesis de pene de tres componentes existe la probabilidad de elegir unas prótesis recubiertas por un antibiótico y que garantizan una disminución del riesgo de infección. Son las prótesis Inhibizone de AMS y la Titan de Coloplast.

Debido a que cada uno de estos tipos de prótesis tiene sus propias características, es aconsejable consultar a un urólogo-andrólogo para elegir la adecuada a la anatomía del paciente.