Cirugía reconstructiva de la uretra
 

Se han utilizado muchos procedimientos diferentes de reconstrucción para tratar las estenosis, algunos de los cuales requieren que se practiquen una o dos cirugías En todos los casos, la elección de la reparación está determinada por las características de la estenosis, y no hay un único método de reparación que sea adecuado para todas las situaciones. La reconstrucción a cielo abierto de una estenosis uretral corta puede requerir de cirugía para eliminar la estenosis y reconectar los dos extremos (uretroplastia anastomótica) Cuando la estenosis es muy larga y no es posible hacer esta reparación, puede hacerse una transferencia de tejido para agrandar el segmento a un tamaño normal (procedimientos de sustitución). En los casos más complicados puede ser necesario realizar estas reparaciones por sustitución en varias etapas.

Procedimientos de sustitución

A. Procedimientos con injertos libres: Las estenosis que superan ampliamente los dos centímetros de largo pueden repararse mediante un procedimiento de injerto libre para agrandar la uretra. El injerto puede ser piel (normalmente tomada del eje o cuerpo del pene) o mucosa bucal tomada del interior de la mejilla. Luego de este procedimiento normalmente se requiere un período breve de internación hospitalaria y se deja una sonda durante dos o tres semanas. 

B. Procedimientos con colgajos cutáneos: Cuando una estenosis larga está asociada con una cicatrización severa y no es de esperar que un injerto libre sobreviva, es posible utilizar colgajos cutáneos rotados desde el pene para asegurar la supervivencia de la uretra así creada. Estos procedimientos son complejos y deben ser realizados por un cirujano que tenga experiencia en técnicas de cirugía plástica. Luego de este procedimiento normalmente se requiere un período breve de internación hospitalaria y se deja una sonda colocada durante dos o tres semanas. 

C. Procedimientos en etapas: Cuando no hay suficiente tejido local para realizar un procedimiento con colgajo cutáneo y los factores de los tejidos locales no son adecuados para colocar un injerto libre, puede ser necesario realizar un procedimiento en etapas. La primera etapa de este tipo de procedimientos consiste en la apertura del lado inferior de la uretra para exponer la estenosis en toda su extensión. Se ajusta un injerto en los bordes de la uretra abierta y se permite que sane y madure por un período de entre tres meses y un año. Durante ese período, los pacientes orinan a través de una nueva apertura detrás de la estenosis que en algunos casos requerirá que el paciente orine sentado. La segunda etapa se realiza varios meses después de que el injerto hecho en la zona de la uretra ha sanado, cuando ya está en un estado blando y flexible. En esta etapa el injerto se modela con la forma de un tubo y la uretra regresa a su condición normal. Se colocará una pequeña sonda blanda en el pene durante un período de 10 a 21 días.